Noticia Prensa Escrita
 Imprimir  Enviar  Ver PDF  Cerrar
País: Chile
Fecha: 2013-11-20
Medio: El Mercurio
Sección: Vida Ciencia Tecnología
Página(s): A16
Centimetraje: 26.0 x 28.5 cms
Por aumento de CO {-2} en el agua:
Acidificación de los océanos pone en peligro el futuro de moluscos, crustáceos y corales
Un nuevo informe presentado por la Unesco reconoce que el problema ha aumentado a niveles sin precedentes. El mayor inconveniente es la corrosión, que puede incluso desintegrar las conchas.
Richard García
Agrandar Tamaño Texto Disminuir Tamaño Texto
El dióxido de carbono (CO {-2} ) que emite el ser humano a la atmósfera también les está pasando la cuenta a los océanos. Debido a la acumulación de este gas desde el comienzo de la era industrial, los mares del planeta han aumentado su tasa de acidez en un 26 %, y si las emisiones no se reducen, el incremento podría llegar hasta el 170%.

Los datos corresponden a un resumen del informe que la Unesco presentó esta semana ante la Conferencia contra el Cambio Climático (COP19), que se celebra de Varsovia. La acidificación significa que los océanos se vuelven cada vez más corrosivos, lo que está afectando especialmente el desarrollo y supervivencia de organismos como el coral, los crustáceos y los moluscos.

Esto porque esos organismos poseen esqueletos o conchas de carbonato de calcio, que es sensible a la acidez. Es decir, puede deteriorarse y hasta disolverse si la corrosión aumenta. Además, algunos procesos fisiológicos o hábitos de estos animales se ven modificados en un ambiente de este tipo.

En el informe se advierte que a medida que aumenta la acidez, disminuye la capacidad de los océanos para tratar el CO {-2} emitido a la atmósfera, lo que a su vez disminuye el papel atenuante del cambio climático que desempeñan los océanos, considerados como el resumidero natural del gas.

Esto, además, está trayendo consecuencias ya visibles en la industria pesquera y de la acuicultura alrededor del planeta.

Es así como entre 2006 y 2009 la productividad de los cultivos de ostras en las costas de Oregon, EE.UU. disminuyó hasta en un 80%. "En un principio pensamos que era un asunto bacteriano, pero en 2009 la mortalidad no disminuía y comenzamos a investigar", cuenta a "El Mercurio" George Waldbusser, biólogo marino y académico de la Universidad del Estado de Oregon.

Este investigador, especializado en biogeoquímica, fue uno de los invitados al seminario "Mar de Chile, desafíos para la mitilicultura frente al cambio climático", desarrollado por la Facultad de Ciencias de la U. Santo Tomás (UST).

Waldbusser destaca que luego de analizar muestras del agua con que llenaban los estanques de los cultivos, detectaron una alta concentración de CO {-2} , indicio inequívoco de acidificación.

Las larvas se veían particularmente expuestas ya que en las primeras 48 horas de vida no cuentan con concha, la que deben elaborar antes de poder alimentarse y nadar. "Desarrollamos un sistema de contención consistente en agregar bicarbonato de sodio a los estanques, lo que funcionó como un antiácido, tal como el que consumen los seres humanos". Según admite, la tecnología podría extrapolarse en caso de que el problema se presente en otras zonas del planeta, como Chile.

Nelson Lagos, biólogo marino de la UST que organizó el encuentro, destaca que en nuestro país cada vez hay más conciencia del tema a nivel académico, pero todavía no a nivel empresarial. En un proyecto reciente, explica, se determinó que las pérdidas por aumento de la acidificación estarían afectando a entre el 20% y el 30% de la diversidad marina que se extrae en el sur de Chile.
Recuadro :
"A medida que aumenta la acidez de las aguas, a la larva de un molusco le cuesta cada vez más construir su concha".

GEORGE WALDBUSSER
BIÓLOGO MARINO, UNIVERSIDAD DEL ESTADO
DE OREGON
 
Ampliar Imagen
Pie de Imagen :
Las aguas marinas absorben cada día 24 millones de toneladas de dióxido de carbono, señala el estudio de la Unesco. En la foto un arrecife de coral en Australia, uno de los ecosistemas más afectados por la acidificación.


Imágenes que muestran cómo una concha sumergida en agua a la que se le incrementa la acidez puede disolverse en 45 días.
Maria Auxiliadora - Tel 498 84 00
© 2014 NexCh@nnel