Noticia Prensa Escrita
 Imprimir  Enviar  PDF  Cerrar
País: Chile
Fecha: 2016-06-11
Medio: La Tercera
Sección: Editorial
Página(s): 7
Centimetraje: 20.0x17.0 cms
Incierto futuro de las Isapres
Estas instituciones, que son parte de la seguridad social, se encuentran atrapadas por prejuicios ideológicos y costos crecientes.
Agrandar Tamaño Texto Disminuir Tamaño Texto
EL SISTEMA de Isapres , un sistema de seguros privados de salud pero que es parte de la seguridad social, está situado en el epicentro de la pugna entre los partidarios del Estado como proveedor de servicios sociales y aquellos que prefieren regulación estatal, pero provisión privada y competitiva de los servicios que contiene la seguridad social. Las Isapres tienen a su favor una clara mayor calidad y oportunidad de atención de salud, por lo que quienes pueden financiarlas las prefieren en porcentajes abrumadores. Pero esos mismos afiliados, en porcentajes relevantes, resisten por medios judiciales los cambios en las primas que se les aplican. Producto de las regulaciones que las rigen, las Isapres no han podido adecuarse para permitir movilidad entre Isapres de los afiliados, o esquemas de tarificación que mejoren la aceptabilidad financiera de estos seguros privados.

En una reforma racional del sistema de seguros de salud que existe en el país, y que involucra al Fonasa como asegurador estatal, habría mucho que ganar en prestaciones mejores y más oportunas, y mayor calidad de los seguros ofrecidos para toda la población. Pero eso supone una disposición menos ideológica, por una parte, y la independencia de presiones de grupos de interés, en el sector público y en el sector privado, que defienden su posición. Habiendo existido propuestas de reforma bien estructuradas, no ha habido la capacidad política en este gobierno, ni la hubo en el anterior, para mejorar significativa e integralmente el sistema.

Mientras tanto, el paso del tiempo ha ido agravando el problema de judicialización que afecta a la fijación de tarifas de las Isapres, y que va paulatinamente incrementando sus costos, desincentivando la inversión y, por ende, encareciendo la operación de este sistema. Un cambio más acotado en las regulaciones, dirigido a hacer más aceptable la estructura de las primas y posibilitar la movilidad entre Isapres de los afiliados, tampoco ha sido posible, a pesar de haber propuestas conducentes ya elaboradas. Lo que ha detenido estas reformas más acotadas es, en gran medida, la fuerte oposición ideológica a consolidar un sistema privado de seguros de salud, que en este gobierno se ha traducido en propuestas de grupos asesores que podrían llevar incluso a la inviabilidad del sistema.

En este contexto de enervamiento del sistema, y cuando el año pasado las Isapres enfrentaron más de 130.000 recursos de protección que buscaban evitar alzas de primas, y cancelaron más de 20.000 millones de pesos en costas judiciales, el Servicio de Impuestos Internos (SII) ha hecho saber que estudia si corresponde que esos pagos de costas legales sean descontados para efectos tributarios, o deben considerarse gastos rechazados y gravados con 35% de impuesto. El criterio que ahora pretende aplicar el SII ha sido fuertemente cuestionado por expertos tributarios.

Atrapadas entre límites ideológicos y costos crecientes, las Isapres enfrentan un futuro cada vez más incierto. No pueden renunciar a ajustes de primas que creen necesarios para su operación, lo que supone desincentivar acciones legales que en 2015 fueron activadas -en promedio para todas las Isapres- por el 7,9% de sus afiliados. Sólo la mala calidad de su competidor estatal les mantiene un espacio para accionar.
 
Ampliar Imagen
Décima Avenida 1244 - Tel 498 84 00
© 2017 NexNews