Noticia Prensa Escrita
 Imprimir  Enviar  PDF  Cerrar
País: Chile
Fecha: 2017-07-12
Medio: Las Últimas Noticias
Sección: VIDA INTELIGENTE
Página(s): 58
Centimetraje: 31x25 cms
Piedrecillas, scotch, lápices, saliva, músculos: la boca puede ser un cráter de buenas y malas vibras
Si el piercing en la lengua roza un diente, éste tendrá problemas
Esmalte, dentina y pulpa dental. Unos son duros, otros blandos, unos se quiebran, otros se duelen.

Agrandar Tamaño Texto Disminuir Tamaño Texto
MARCELA DE PABLO
U n lápiz, un clip, el ticket de estacionamiento, un par de alfileres, la etiqueta de la chaqueta nueva y hasta las llaves. Cosas que se toman o tironean con los dientes por costumbre, porque no quedan manos o porque sí, aunque quizás sería más conveniente tratar de no hacerlo.

'Los dientes son más blandos de lo que uno puede imaginar. Basta ver que los alimentos que mascamos todos los días no son cosas duras. Entonces, cuando introducimos algo como un lápiz o un clip, eso puede llegar a ser 10 o 20 veces más duro que los alimentos', explica la ortodoncista Tamara de Mayo, directora de la clínica Ortodontik ( www.ortodontik.cl). 'Del total de las personas que muerden cosas, la mitad va a terminar con un daño permanente en el esmalte', añade.

¿Qué pasa? La primera capa del diente, la que uno ve, es el esmalte. 'Es duro, pero puede fracturarse. Después viene la dentina, que es blanda, pero no se puede quebrar. Y finalmente está la pulpa dental, que es lo que duele cuando tenemos un problema de caries. Cuando hay una lesión sólo en el esmalte, que no pase a la dentina, no se sentirá ningún tipo de molestia. Lo que se van haciendo son fisuras -que a veces logran verse a contraluz-, a las que les pueden pasar varias cosas: profundizarse y llegar a la dentina, produciendo dolor; seguir creciendo y teñirse, con lo que la persona notará manchas; o colonizar con bacterias, generando caries. Son grietas con las que podemos convivir mucho tiempo y no necesariamente se van a teñir o constituir un problema en la dentadura', explica la doctora De Mayo.

Piedras y piercing. Está claro que los dientes deberían ocuparse para masticar alimentos, pero a veces las comidas traen sorpresas, como la clásica piedrita que se nos aparece entre las lentejas. ¿Es peligrosa? 'Podría romper un diente, pero hay un mecanismo fisiológico, instantáneo, que te va a hacer rápidamente abrir la mandíbula para evitar el quiebre de los dientes. Ahora, si mascas con una tapadura, el sistema podría no darse cuenta', dice la doctora De Mayo, quien habla de otro peligro para el esmalte de los dientes. 'Un piercing va a chocar con un mismo diente cada vez que uno hable o sonría. Vas a notar que los demás están indemnes y que el que se toca siempre está desgastado. Se va adelgazando y cuando llegue a la dentina se va a sentir dolor. Podría ocurrir de cuatro a seis meses de estar rozando permanentemente'.

Hasta el scotch. Más allá de las fisuras, ¿puede romperse el esmalte? 'Tendría que ser un impacto muy grande', comenta la ortodoncista. Pero en su consulta ha visto cosas insólitas. 'Por lo general los dientes no se desgastan y tienen una cierta resistencia, pero otras veces no y la gente te cuenta que se fracturó un pedacito del diente por cortar un scotch. En general, el daño que se produzca va a depender del ángulo con que se muerda'.

La saliva. Juan Fernando Oyarzo, cirujano maxilofacial de la Clínica Las Condes, explica que si el diente llega a resquebrajarse, probablemente se deba a que la pieza ya tenía daño o también a ciertos factores que favorecen las lesiones, 'como que el medio bucal interno esté siendo alterado. Esto ocurre, por ejemplo, en pacientes con reflujo gastroesofágico. O hay fármacos como los antidepresivos, que generan mucha sequedad bucal. Cuando falta saliva o es muy ácida, el esmalte cambia su configuración. También se craquela por el paso del tiempo. Y los dientes intervenidos con tapaduras, coronas o endodoncia se debilitan'.

Los músculos. Están los problemas en el esmalte, pero también el dolor muscular que puede generar 'todo lo que genere una sobre masticación, morder un lápiz o chicle. Podría producirse una alteración, principalmente en los músculos maseteros (laterales, izquierdo y derecho) o en los temporales, que están en la sien, y que reconozcas un dolor como una cefalea', afirma el doctor Oyarzo. 'Morder no es malo, es sano. Pero cuánto se muerde depende de cada persona. A veces hay amigos que se comen los lápices y los destruyen, y no sienten nada, versus otros que mastican una almendra y les duele todo. Hay gente que usa implantes o prótesis, y por lo mismo pierde capacidades de reconocer el alimento y disminuye o cambia su control de masticación. Si eres capaz de apretar y apretar, puedes originar lesiones musculares', agrega. Por último, menciona 'el problema de la hipertrofia: hay personas con las mejillas grandes porque tienen un tremendo músculo. Las formas de la cara, principalmente genéticas, son modificables. Si alguien empieza a comer chicle, va a notar que su músculo va a crecer'.
Recuadro :
MASTICAR CHICLE ALTERA MÚSCULOS DE LA MANDIBULA

MORDERSE LAS UÑAS DAÑA EL ESMALTE

PIERCING DETERIORA UN DIENTE EN 4 A 6 MESES

CORTAR SCOTCH DAÑA El ESMALTE
 
Ampliar Imagen
Décima Avenida 1244 - Tel 498 84 00
© 2017 NexNews