Suplemento
 Imprimir  Enviar  PDF  Cerrar
País: Chile
Fecha: 2017-11-30
Medio: El Diario Financiero
Suplemento: Investigación Para la Vida
Sección: Suplemento
Página(s): 2-3
Centimetraje: 33x48 cms
Claves para una formación médica capaz de enfrentar los nuevos retos
Cómo hacer de la acción conjunta de todos los actores de la salud una estrategia efectiva ante los crecientes desafíos del sector y sus cambios cada vez más acelerados, es la interrogante que abordaron expertos y representantes gremiales, concluyendo que las respuestas pasan por elevar la calidad de la formación profesional, potenciar el trabajo interdisciplinario y aumentar la capacidad de innovación. Todo, a partir de relaciones de confianza estructuradas en un marco transparente que propicie líneas de acción apegadas a estándares éticos.
Agrandar Tamaño Texto Disminuir Tamaño Texto
DR. EGHON GUZMÁN, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE SOCIEDADES CIENTÍFICAS-MÉDICAS DE CHILE (ASOCIMED)

'El concepto que más se enfatiza en el mundo es el desarrollo profesional continuo'

'En instancias como el Encuentro Internacional de Líderes en Educación Médica (IMELF) organizado en Santiago por el Royal College of Physicians and Surgeons of Canada y la Universidad Católica, se inculca que, más que la educación contínua, el concepto que más se enfatiza a nivel mundial es el desarrollo profesional continuo, ya que es necesario desplegar otras actitudes y conocimientos', explica el Dr. Eghon Guzmán, presidente de la Asociación de Sociedades Científicas-Médicas de Chile (Asocimed).

Es el norte que, a su juicio, deben tener las estrategias de formación de capital humano en el sector salud, lo cual plantea interrogantes como 'pensar sobre el rol que tienen las asociaciones profesionales, así como el rol del gobierno, para trabajar en conjunto y lograr que nuestro sistema de salud avance en términos de formación, pero también de prestación de servicios', tarea para la que ve indispensable fortalecer las alianzas entre distintas instituciones como las propias sociedades científicas y las universidades, entre otras, como un requisito crucial para avanzar.

Destaca que esta forma de abordar, tanto la educación como la certificación de los profesionales de la salud, debe ser la que guíe la conducción de temas como las certificaciones de los médicos: 'Hay que pensar en cómo mejorar esto. ¿Cómo? Con educación continua y desarrollo profesional; y también es necesario delegar autoridad para efectos de las competencias, certificaciones y re certificaciones', indicó.

En ese sentido, destacó la necesidad de que las instituciones avancen en 'las muchas tareas pendientes: tenemos que recuperar la tuición ética de todas las carreras de la salud, no sólo de medicina, porque en la medida en que la gran mayoría acepta ciertos marcos y reglas es difícil que otros queden fuera, porque sentirán un castigo, por lo menos, moral', observa.

También insistió en la misión que le cabe a las asociaciones gremiales en la representación y defensa de las políticas en beneficio del sistema de salud y de los usuarios: 'Nuestra manera de actuar es la de presionar, tenemos que recurrir constantemente a las autoridades a hacerles saber qué nos falta, qué necesitamos, cuáles leyes y cuánto cuesta un proyecto, y así, de forma cíclica. Y lo digo en buen sentido, porque hay que ser siempre parte de la solución, y no del problema, poniendo la contra-parte de un ministerio que tiene necesidades y al que tenemos que tratar de ayudar'.

El directivo manifestó que las políticas públicas en la salud deben ser independientes de los vaivenes políticos.

'Por ejemplo, hoy la vacunación masiva de las niñitas de 12 años nos va a permitir en tres décadas prácticamente erradicar el cáncer cervicouterino. Es decir, hay paradigmas que se pueden cambiar cuando se hacen políticas de salud permanentes en el tiempo. Ese es el rol del gobierno', enfatizó Guzmán, destacando que para que ello ocurra es indispensable hacer alianzas con distintas instituciones, con la sociedad científica, con la educación universitaria, todos coincidiendo en 'la decisión de hacer fuerza'.

DR. ANTONIO ORELLANA, PRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN DE FACULTADES DE MEDICINA DE CHILE (ASOFAMECH)

'Es importante estructurar una enseñanza que te haga más humano'

El Dr. Antonio Orellana, presidente de la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (Asofamech) considera que para hablar con propiedad de los desafíos en la formación médica y avanzar en la calidad de la salud, es necesario detenerse a pensar en los diversos modelos de atención que ha tenido nuestro país y reconocer que 'todos han sido exitosos, con buenos índices y muy competitivos, si los ponderamos al lado de los países más desarrollados'.

A su juicio, la razón viene dada por la relación médico-paciente, que debe ser previamente establecida a toda prevención o tratamiento. 'Cuando esa vinculación no se establece, el modelo fracasa', sentenció.

Orellana estima que para llegar a cumplir las metas que el sector se ha planteado en vías a mejorar la atención en salud, disminuir la desigualdad, enfrentar el desarrollo del envejecimiento y garantizar servicios que cumplan con las expectativas de los pacientes y de las personas en general, es fundamental tener presente que la formación debe tener un foco que hoy es llamado 'recurso humano necesario en salud'.

'Hoy no es posible hablar solo de la educación médica, sino que tenemos que hablar de la formación de recursos humanos en salud, que es algo mucho más amplio que la condición de los médicos. Y el acto médico propiamente tal, ya no es una opción realizada por un profesional, sino una acción conjunta de un equipo sanitario que vuelca sus habilidades y competencias con el objetivo único que corresponde justamente a prevenir o mejorar la salud de un paciente', explica. Con este escenario planteado, el presidente de Asofamech considera ciertos valores que deberían estar presentes en las escuelas de medicina, en los hospitales, en las clínicas: 'La formación debe ser transversal a un equipo de ideas que va mucho más allá del médico, que obviamente sigue siendo el jefe de un programa.

Debe ser una enseñanza tutorial, vertical, que priorice la utilización de campos clínicos, que fomente la relación con el paciente en una cama hospitalaria, en un policlínico, en un Cesfam y que específicamente en este caso no se preocupe tanto de la tecnología, que si bien ha permitido desarrollar los centros de simulación, no logra potenciar las competencias blandas que son justamente las que hoy día reclaman nuestros pacientes.

Es importante estructurar una enseñanza que no te quite la tecnología, pero sí que te haga más humano'. En este objetivo, el Dr. Orellana propone dar relevancia a líneas como la medicina narrativa 'que es parte de la esencia de la profesión y podría ser esa pieza que falta enlazar sin perder lo demás'.

El especialista también plantea la idea de incluir a los ciudadanos en los procesos de formación, a modo de proyección. La pone sobre la mesa, a propósito de una reunión organizada por la Organización Panamericana de la Salud que tuvo lugar en Lima y a la que fue invitado para hablar precisamente de formación en recursos humanos. 'Me llamó la atención saber que la Universidad de Lima se abrió a escuchar a la ciudadanía, para saber de primera cómo quieren que el médico los atienda. Esta es otra mirada, una muy importante, integrada y transversal', sostiene.

DRA. PAULA DAZA, DEL CONSEJO MÉDICO DE CLÍNICAS DE CHILE

'Para abordar los problemas de fondo se necesita una reforma de la educación médica profunda'

A partir de la experiencia de veinte años de la Clínica Dávila como prestador de salud privado que realiza actividad académica de pregrado, 'la docencia bien hecha en cualquier campo clínico no aumenta los costos, ese es un mito, sino que produce un tremendo beneficio, y como en todas las prácticas, tenemos que ver si los resultados son eficientes o no lo son, ya que en salud no podemos despilfarrar los recursos', sostuvo la directora del área de esa institución, Dra. Paula Daza, sobre las ventajas de este sistema formativo, respecto del cual destacó la exigencia de que 'debe ser bien hecho y estructurado, tiene que ser tutorial y poner al paciente siempre en el centro, con precedencia de la atención sobre la docencia'.

A la fecha, Clínica Dávila tiene 12 programas de post título con más de mil alumnos que pasan en forma permanente por ella, que hoy cuenta con una infraestructura de casi 700 camas y 26 pabellones que brindan prestaciones como 7 mil partos al año, más de 110 mil urgencias y 650 mil atenciones ambulatorias.

Integrante del Consejo Médico de Clínicas de Chile, la Dra. Daza destaca entre los requisitos esenciales para desarrollar docencia en un campo clínico exigen una institución bien organizada que 'entregue un buen servicio, tenga seguridad y haga las cosas bien, siguiendo protocolos y guías clínicas', para una enseñanza a alumnos, internos y aspirantes a especialidades ligada a buenas prácticas. En este sentido, destacó la necesidad de que la práctica médica cuente con el respaldo suficiente para abordar los diferentes factores que son gravitantes en su desarrollo. 'La tecnología ha invadido al mundo médico, está el tema ético, que hoy tenemos que involucrar en la docencia y en la práctica clínica, sobre todo cuando nos enfrentamos a un paciente, y el tema jurídico, al que nos enfrentamos todos los días', detalló, además de los desafíos pendientes en materia de gestión y manejo eficiente de los recursos, al igual que el déficit de los facultativos en cuanto comunicar y trabajar en equipo.

'Tenemos que mirar para adelante, ver qué estamos formando. Creo que para abordar los problemas de fondo del área de la salud se necesita una reforma de la educación médica profunda. Y los médicos somos tremendamente conservadores, nos cuesta producir cambios, nos cuesta innovar, cuestionamos, confiamos poco y somos muy de nuestro territorio', sostuvo, indicando que entre las tendencias en este campo está el trabajo interdisciplinario con otros profesionales.

'Nosotros fuimos formados de una manera en que los economistas y administrativos tenían que fijarse en la plata, y nosotros en las personas, pero los médicos, ingenieros, empresarios, debemos estar en pos del paciente, que debe estar en el centro', argumentó.

DRA. SOFÍA SALAS, DEL DEPARTAMENTO DE ÉTICA DEL COLEGIO MÉDICO

'Devolver la tuición ética a los colegios profesionales'

'Tenemos una brecha gigante en la que como país debemos avanzar, con una notoria disparidad entre las necesidades de la población y los recursos disponibles. Y mientras existe una búsqueda de eficacia, también se registran cambios valóricos: estamos en un mundo globalizado y tenemos que enfrentar la transculturalidad', advirtió la Dra. Sofía Salas, integrante del Departamento de Ética del Colegio Médico de Chile, sobre los procesos y factores que tensionan el ejercicio profesional, especialmente en el sector público. Acotó que los requerimientos en materia de calidad de la atención de salud enfrenta problemas como los tiempos de consulta reducidos, el exceso de pacientes por hora, falta de infraestructura y de acceso oportuno a los procedimientos.

Un conjunto de problemas por resolver que inscriben en el escenario de una 'sociedad del conocimiento y comunicación que significa que ciertos grupos en pacientes más empoderados que hacen mayores demandas que aquellos que el sistema puede satisfacer, algunas de las cuales no están validadas por la evidencia'. La Dra. Salas enfatizó la necesidad de 'devolver la tuición ética a los colegios profesionales, por cuanto no hay sanción posible, ni siquiera moral, desde el punto de vista de la orden de si quien falta a la ética es un médico que no está colegiado'.

Para avanzar con parámetros y líneas de acción transparentes, la especialista argumentó que en el ámbito ético de la formación y ejercicio de la medicina lo fundamental no es cambiar los marcos actualmente validados, sino que el acento debe estar puesto en su implementación, en el énfasis en la enseñanza de bioética, en las mallas académicas de post grado y, en términos generales, en 'tener un adecuado manejo de los conflictos de interés' incluyendo a la docencia de pre grado.

'El año pasado hicimos una reunión con expertos en educación médica en la Universidad Diego Portales para tratar de ver cuál era la mirada compartida en relación a estos temas. Como la docencia en la bioética, y varios de los participantes mencionaron que, en general, había una cierta actitud negativa de estudiantes e incluso de académicos para la docencia porque consideraban que era como el 'hermanito pobre' de las otras asignaturas dentro de cierta valoración negativa de las asignaturas llamadas blandas', relató.

Desde el punto de vista de la población que requiere soluciones en salud, Salas defendió la necesidad de poner en el centro del quehacer de la salud a la persona enferma, incorporando también la voz de los pacientes a través de sus asociaciones, con el fin de que 'sean incorporados en las discusiones de nuevas políticas y las nuevas formas de atención'.

JEAN-JACQUES DUHART, VICEPRESIDENTE EJECUTIVO DE LA CÁMARA DE INNOVACIÓN FARMACÉUTICA (CIF)

'Tendremos que acostumbrarnos a la idea de que vamos a tener que trabajar mucho más juntos'

'Tenemos un problema mayúsculo en términos de cómo logramos mejorar la velocidad y efectividad en el desarrollo de capacidades y competencias de los profesionales de la salud. No sólo tenemos problemas más complejos, sino que, además,se están moviendo y requieren mucho más trabajo interdisciplinario e interroganización. Tenemos la vara muy alta', enfatizó Jean-Jacques Duhart, vicepresidente ejecutivo de la CIF, sobre las características del cambio de escenario que enfrentan los actores del mundo de la salud, como son sus servicios a todo nivel, los equipos médicos, las sociedades científicas y todo el espectro de empresas ligadas al sector.

Un proceso de transformación que se ha vuelto un requisito indispensable para resolver problemas urgentes en el campo de la atención de salud como las listas de espera, sino en general las directrices para el sector en materia de investigación e innovación, todo lo cual, a su juicio, constituyen no sólo un tema de especialistas sino que tiene que ver en general con capacidades institucionales, procesos, indicadores e incentivos. 'Lo importante es saber cómo nos equipamos para dar una respuesta y cómo logramos desarrollar un verdadero sistema de innovación de salud', indicó el directivo sobre una tarea que deben asumir, en conjunto, las universidades, las sociedades científicas médicas, los gremios, las asociaciones de pacientes, la industria farmacéutica y las autoridades.

'Es un compromiso fuerte, ya que es inevitable que las relaciones pasen a ser mucho más determinantes. Tendremos que acostumbrarnos a la idea de que vamos a tener que trabajar mucho más juntos para complementar y agregar valor, nos guste o no, ya que tiene que ver con una interdependencia cada vez más dramática. La diversidad es más eficiente, más productiva para poder realmente llegar a soluciones a la altura de lo que espera la población', destacó.

Una exigencia que demanda, subraya Duhart, 'ser cuidadosos en materia de estándares y buenas prácticas, en términos de qué se permite y qué no, qué se considera adecuado', poniendo como ejemplo el acuerdo cerrado entre la CIF y el Colegio Médico, y que propone ampliar cuanto antes con la participación de los centros de salud, la Asocimed, universidades y las Sociedades Científicas Médicas 'para lograr una base de entendimiento común, en donde tenemos que consensuar determinadas reglas y formas de desarrollar estas relaciones, y yo creo que tenemos un nivel de convergencia muy importante, ya que el punto es que necesitamos que estén todos'.
 
Ampliar Imagen
Ampliar Imagen
Décima Avenida 1244 - Tel 498 84 00
© 2017 NexCh@nnel