Imprimir  Enviar  PDF  Cerrar
País: Chile
Fecha: 2011-12-07
Medio: La Segunda
Sección: Editorial
Página(s): 10
Centimetraje: 10.5 x 18.5 cms
¿Embajadores vitalicios? No gracias
Agrandar Tamaño Texto Disminuir Tamaño Texto
Señor Director:

La semana pasada, a través de este medio, el Embajador Francisco Pérez Walker dio a conocer su opinión acerca de una carta previa, titulada “Del Ministerio al cementerio”, en la que me refiero a la necesidad de restaurar la práctica de pasar a retiro a los Embajadores de carrera al cumplir los 65 años, con la finalidad de permitir ascensos a los colegas diplomáticos de grados inferiores.

De acuerdo a la interpretación del Embajador Pérez Walker, he criticado el nombramiento de cinco Embajadores de carrera de más de 65 años. Sin embargo, lo que cuestiono no es eso, sino la mantención en ese cargo de un número creciente de diplomáticos que ya sobrepasan esa edad.

Del mismo modo, su conclusión referida a que lo fundamental para lograr ascensos en los grados inferiores no es la salida en el nivel de los Embajadores, sino en el nivel inmediatamente inferior (Ministros Consejeros) no es compartida por ADICA, por cuanto implica desplazar el problema hacia los niveles jerárquicos inferiores y excluir de la solución del problema a los Embajadores de 65 años y más.

Pretender extender las carreras de las generaciones mayores con la intención de emular a las diplomacias de otros países, como propone el Embajador Pérez, resulta complejo cuando no una utopía para un Servicio Exterior cuyos ascensos son cada vez más lentos y cuya modernización es todavía una quimera. Mientras los actuales Embajadores de Carrera requirieron un promedio de 30 años para alcanzar el grado de Embajador, actualmente se estaría acercando a los 40 años de carrera, lo que resulta un desincentivo para los nuevos postulantes a nuestra Academia Diplomática y se contrapone con el fortalecimiento de la carrera diplomática que debe incorporar la modernización de la Cancillería.

Asumir que las nuevas generaciones de diplomáticos tienen las mismas posibilidades de progresar en sus carreras que tuvieron quienes hoy son Embajadores es equivale a continuar afirmando que las oportunidades de educación son iguales para todos los chilenos.

Finalmente, tampoco puedo dejar de mencionar que el criterio de los 65 años debiera ser válido no sólo para los Embajadores de carrera, sino que también para los Embajadores nominados políticamente.
Francisco Devia Aldunate Presidente Asociación de Diplomáticos de Carrera
 
Ampliar Imagen
Décima Avenida 1244 - Tel 498 84 00
© 2017 NexNews