Imprimir  Enviar  PDF  Cerrar
País: Chile
Fecha: 2012-01-18
Medio: La Tercera
Sección: Opinión
Página(s): 34
Centimetraje: 17.0 x 17.0 cms
Modernización de la Cancillería
Agrandar Tamaño Texto Disminuir Tamaño Texto
por Francisco Devia, pdte. Asociación de Diplomáticos de Carrera
LA MODERNIZACION de la Cancillería se ha transformado en una constante tarea pendiente del Estado de Chile. Estos últimos meses, la Asociación de Diplomáticos de Carrera (Adica) ha planteado a distintas entidades, tanto del gobierno como legislativas, que no bastan los cambios en la gestión administrativa del Ministerio de Relaciones Exteriores para completar la modernización, sino que se requiere un nuevo marco legal.

La reestructuración integral o "perestroika" que demanda nuestra asociación y el país es un anhelo de más de 22 años de espera. En tal contexto, nos parece lógico manifestar que la clase política chilena también está en deuda con la Cancillería. Nuestra asociación ha optado todos estos años por el diálogo y la negociación permanente, con los diversos ministros que han ocupado la cartera de Relaciones Exteriores, sin embargo, hasta la fecha sólo hemos cosechado promesas.

Con todo, apreciamos que bajo la gestión del ministro Alfredo Moreno se constituyera una comisión multisectorial; que se haya dictado el primer Reglamento de Destinaciones y Adscripciones; un programa de gestión y desarrollo por competencias y que se estén dando pasos concretos para reformar la Academia Diplomática Andrés Bello -lugar de ingreso de los futuros diplomáticos chilenos- y la gestión consular, entre otras iniciativas.

Sin embargo, debo señalar que con un presupuesto de US$ 300 millones, equivalente a menos de la mitad del déficit del Transantiago en un año; con menos de un 80% de embajadores de carrera; con funcionarios desmotivados y mal remunerados, como se desprende de la última encuesta interna de Adimark -que concluyó que un 66% de nuestros asociados se considera frustrado por el lento desarrollo de su carrera funcionaria-, será muy difícil que la Cancillería logre desarrollar en plenitud sus capacidades y sea, a su vez, eficiente y eficaz en su accionar.

De la misma manera, nos preocupa que hasta la fecha no se conozcan resultados concretos de la evaluación de embajadores y que no exista una edad de jubilación obligatoria para los embajadores, edad que Adica sugiere sea de 65 años. Al respecto, cabe indicar que para el año 2016, más del 20% del personal diplomático habrá sobrepasado los 65 años de edad.

Sin duda, para reformar integralmente nuestra Cancillería se requiere voluntad política. Durante su campaña, el Presidente Sebastián Piñera prometió siete grandes reformas en su gobierno, una de las cuales es precisamente la reforma a la Cancillería, lo que reiteró nuevamente el pasado 21 de mayo. A su vez, el ministro Alfredo Moreno reafirmó este mismo compromiso durante la cuenta anual de nuestro ministerio, donde se refirió expresamente a esta materia.

La reestructuración de la Cancillería no es un asunto antojadizo. Por el contrario, es sin lugar a dudas un elemento importante para el desarrollo de Chile, ya que el respeto irrestricto de los tratados internacionales, la defensa de la integridad territorial, la suscripción de tratados de libre comercio, la promoción de la Imagen País o la protección y auxilio de chilenos en el exterior son algunos de los principios y funciones relevantes de nuestro ministerio, el que está al servicio de nuestra patria y de sus conciudadanos.
Recuadro :
Preocupa que aún no se conozcan resultados concretos de la evaluación de los embajadores.
 
Ampliar Imagen
Décima Avenida 1244 - Tel 498 84 00
© 2017 NexNews